Búsqueda de Plantas, usos medicinales o enfermedades

+4

Información de la planta curativa Grosella

Grosella
  • Nombre científico: Esta planta no tiene nombre científico, añada esta información aquí.
  • Otros nombres: Esta planta no tiene otros nombres, añada esta información aquí.
  • Usos comunes: Esta planta no contiene usos, añada esta información aquí.
  • Descripción: La GROSELLA ROJA o GROSELLA COMUN es el fruto del GROSELLERO ( Ribes rubrum = Ribes sativum ). El grosellero es una planta de la familia de las Grossulariáceas a la que pertenecen otros frutos muy similares como las grosellas negras ( Ribes nigrum)



    Los groselleros rojos son arbustos caducos de entre 1,5 y 1,8 m de altura por medio metro de ancho aproximadamente. Tallos sin espinas Hojas palmado-lobuladas con un olor característico cuando son friccionadas y con una densa pilosidad blanquecina en el envés. Las hojas son simples y tienen hasta 5 lóbulos provistos de dientes en el margen. Flores que aparecen en primavera en inflorescencias compuestas por racimos colgantes de numerosas flores de color verde blanquecino poco vistosas. Los frutos comestibles son bayas llamadas grosellas, que maduran en verano. Tienen un sabor ácido muy característico y un color rojo brillante o ambarino - amarillo translúcido pálido. Estas últimas se conocen popularmente como grosellas blancas)



    El grosellero es una planta procedente del norte de Europa y parte de Asia, desde Noruega hasta el noroeste de China y todo el centro de Europa. Se ha adaptado en las zonas elevadas del sur de Europa, como la cordillera Pirenaica, y en América del Norte ( Canadá y Estados Unidos).





    Los groselleros se cultivan principalmente por sus frutos, las grosellas. Se suelen cultivar en huertos privados o en explotaciones comerciales en las zonas más frías de Europa o América. Dada la acidez de las grosellas, estas se suelen utilizar en la confección de jaleas, mermeladas o yogures con frutas. También se utilizan para aromatizar vinos



    El grosellero rojo fue cultivado por primera vez en Holanda, Dinamarca y las llanuras bálticas en el siglo XVI. Aunque crecía de forma espontánea en otros lugares de Europa, las especies silvestres no poseían la calidad de las cultivadas. En 1629 aparece la primera mención de grosellas incluidas en un inventario de plantas destinadas a América. Los primeros colonos introdujeron las grosellas en Massachusset. A medida que la colonización se iba extendiendo hacia el oeste, los pies de las variedades de grosellas autóctonas eran utilizados como patrones de injerto sobre los cuales se injertaban las variedades europeas.



    El grosellero negro no empezó a cultivarse hasta mucho más tarde. En principio los médicos naturalistas y personas aficionadas a la medicina natural empezaron a recoger los frutos de los ejemplares silvestres. Las primeras referencias del cultivo de esta planta se recogen a finales del siglo XIX. Fue la II Guerra Mundial la que produjo una falta de alimentos ricos en vitamina C que disparó el valor de esta fruta y su cultivo en Europa.



    Variedades de grosellas comunes



    Existen fundamentalmente tres variedades de grosellas comunes :



    - Variedades tempranas : Son las que se recogen a finales de junio o principios de julio. Entre estas tenemos variedades tan reconocidas como " Junnifer" con frutos rojo brillantes muy gruesos dispuestos en racimos cortos. Su sabor es muy dulce y aromático. Muy utilizada en mermeladas.



    Otra variedad muy conocida es la llamada " Jonkheer van Tests", un grosellero de aspecto muy vigoroso y abierto. Produce frutos rojos muy jugosos con menos aroma sobre racimos más largos que la variedad anterior. Aguanta temperaturas más frías por lo que suele plantarse en climas más continentales.



    - Variedades medianas : Son las que producen frutos durante el mes de julio. La variedad " Blanka" también madura durante la primera quincena . Es una de las variedades de color blanco más reconocidas por su gran productividad y una de las que posee más aroma y jugo.



    La variedad " Ben Conan" produce frutos con mucho jugo y sabor que resisten muy bien las enfermedades. La variedad "White Grape" proporciona frutos con mucho sabor y un tamaño muy grande.



    La variedad " Red Lake", es una variedad que madura a mitad de este mes produciendo frutos rojo oscuros, mas bien de tamaño pequeño, muy dulces y aromáticos. Se trata de un arbusto muy vigoroso y densamente ramificado.



    Si queremos grosellas durante la segunda quincena de julio, podemos optar por la variedad " Delbard Giganta", llamada así porque proporciona las grosellas más gordas del mercado.



    - Variedades tardías : Son aquellas que fructifican a finales de julio o durante el mes de agosto. Entre estas tenemos la "Premiere groiselle-raisin" que suele aparecer a principios de agosto o finales de julio o la " Groiselle -raisin Industria" que lo hace durante la segunda mitad de agosto.



    Otras especies de groselleros.



    Además de los groselleros comunes, tenemos otras especies de groselleros . Los más destacados son las siguientes:



    - Grosellero negro ( Ribes nigrum): Es una especie también de procedencia Euro-asiática. Se diferencia de la especie común por sus frutos de color negro y su aspecto menos erguido y más amplio. Sus frutos son comestibles y presentan unas propiedades similares al grosellero rojo ( Más información en el apartado " Grosellero negro" del listado superior)



    - Grosellero de búfalos ( Ribes odoratum ) Es un arbusto que alcanza los 2,5 metros de altura. Crece en las llanuras del centro de los Estados Unidos. Presenta hojas trilobuladas que adquieren una coloración amarillo oro al llegar el otoño, por lo que se utiliza como arbusto decorativo. Produce también frutos de color negro reunidos en grandes racimos colgantes. Además de ser muy decorativo se cultiva también por sus hojas que tienen un sabor parecido al clavo, de ahí que se le conozca también como " Grosellero de clavo"



    - Grosellero dorado ( Ribes aureum)



    - Grosellero de flor ( Ribes sanguineum): Arbusto caduco de hasta 3,5 m de altura procedente de Norteamérica. Tallos sin espinas. Hojas lobuladas con el envés densamente pubescente . Flores de color rosa o rojizo que nacen en primavera produciendo frutos de color negro azulado en racimos colgantes o erectos. La variedad Ribes sanguineum var. glutinosum ofrece inflorescencias más colgantes y hojas menos pubescentes. Entre los principales cultivares tenemos " Broklebankii" con flores de color rosa y hojas doradas o "White Icicle" con flores de un blanco inmaculado. Los groselleros en flor se cultivan principalmente como plantas de jardinería.



    - Grosellero de flor fucsia ( Ribes speciosum) Arbusto espinoso caduco de hasta 1,8 metros de altura. Natural de California, ofrece un aspecto muy amplio. Hojas ovaladas verde brillantes con 3 o 5 lóbulos. Florece en invierno produciendo flores colgantes pequeñas que producen frutos globosos de color rojizo.



    - Grosellero espinoso o uva espina ( Rives uva-crispa) Es un arbusto espinoso y rígido de hasta 1 metro de altura. Procede del centro de Europa. Produce flores rosadas que dan paso a frutos verdosos muy ácidos que se utilizan para la confección de mermeladas y jaleas. Esta especie se ha hibridado en Norteamérica con la especie norteamericana de uva espina Ribes hirtellum con el objeto de producir variedades más resistentes al ataque del mildeu.







  • Floración: Esta planta no contiene datos sobre su floración, añada esta información aquí.
  • Aplicación: La mejor píldora de vitamina C

    Lo que más destacan en la composición de la grosella es su ingente cantidad de vitamina C., especialmente las grosellas negras, que contienen mucha mas vitamina C que las naranjas. Su contenido es tan elevado que basta ingerir 35 o 40 grosellas para cubrir la cantidad que un individuo adulto necesita cada día.

    El contenido en vitamina C ( ácido ascórbico) de esta baya es el que le da su sabor tan ácido característico. Este hecho es el que determina que muchas personas rechacen este fruto por considerarlo demasiado ácido con lo que están rechazando todas las virtudes que la ingestión de este vitamina representa.

    Comer grosellas habitualmente nos ayudará a reforzar nuestras defensas previniendo las infecciones y ayudándonos a recuperarnos de nuestras enfermedades. Son bien reconocidas las propiedades antioxidantes de la vitamina C. Por estas propiedades, al comer grosellas, estaremos proporcionándole a nuestro organismo el mecanismo natural para eliminar los radicales libres que son los causantes de numerosas enfermedades que producen la degeneración y el envejecimiento de nuestro cuerpo.

    En Gales se llevo a cabo un experimento en el año 1982 con ratones genéticamente escogidos por ser muy longevos que parece demostrar las propiedades de esta fruta contra el envejecimiento. . A estos ratones se les proporcionó una dieta de jugo concentrado de grosella negra, mientras que otros ratones pertenecientes al mismo grupo de ratones con genes longevos se les suministro una dieta sin este alimento. Los ratones que comieron jugo concentrado de grosella negra vivieron bastante más.

    Más modernamente, se ha comprobado que la ingestión de alimentos antioxidantes puede ayudar a prolongar la vida. Comiendo estos alimentos nos mantendremos más jóvenes y fuertes durante más tiempo. Nuestra piel se conservará más lozana; conservaremos mejor la salud de nuestros ojos, la capacidad de curar nuestras heridas se verá incrementada; tendremos una mayor resistencia a ciertas enfermedades circulatorias como la hipertensión o enfermedades respiratorias como el asma. Entre los mejores antioxidantes tenemos la vitamina C, la vitamina A o ciertos flavonoides, como los antocianósidos. De todos ellos las grosellas son muy ricas.

    La vitamina C es necesaria también para la absorción del hierro, por lo que resulta imprescindible en las personas que deseen hacer una dieta vegetariana. Se ha comprobado que el jarabe de grosella negra o también llamado jarabe de casis mantiene por más tiempo la vitamina C, por lo que se recomienda su consumo.

    Resulta muy conveniente incluir este alimento natural dentro de una dieta saludable . Aquellas personas que encuentren esta fruta demasiado ácida siempre tienen la posibilidad de mezclarla con otras frutas menos ácidas para rebajar su acidez. También se pueden comer en forma de mermeladas, jaleas o compotas, si bien, en este caso, hay que tener presente que contienen muchos más azúcares añadidos, lo cual deben tener en cuenta las personas con diabetes o las que están realizando dietas para perder peso.

    Una baya con mucha vitamina A

    Además de un elevadísimo contenido en vitamina C, las grosellas son muy ricas en vitamina A en forma de carotenos. En este caso las grosellas negras contienen una proporción mucho mayor que las rojas o blancas. Los carotenos se encuentran en los colores vivos de estos frutos. Una vez ingeridos, nuestro organismo los transforma en vitamina A.

    Esta vitamina constituye, junto con la vitamina C, otro de los mejores antioxidantes por lo que su acción viene a reforzar las propiedades vistas anteriormente. Se ha comprobado que la deficiencia de esta vitamina produce cansancio general y una facilidad mayor a adquirir infecciones. Comer grosellas constituye una manera eficaz de fortalecer el sistema inmunitario por lo que resulta muy adecuada para prevenir la aparición de muchas enfermedades contagiosas, especialmente del aparato respiratorio: anginas, gripe, resfriados, faringitis, etc. Ejerce sus propiedades antibacterianas que pueden ayudar a combatir las infecciones de la piel en heridas, para prevenir la expansión de las verrugas o las infecciones vaginales.

    Las grosellas revitalizarán nuestro organismo al actuar sobre las células favoreciendo el metabolismo celular, de manera que, después de comer este fruto, nos sentimos más activos y fuertes.

    No deben olvidar la importancia que tiene comer esta fruta aquellas personas que más necesitan un aporte de vitamina C, como las mujeres embarazadas o lactantes, los fumadores, las personas que tienen pocas defensas (los enfermos de cáncer o de sida, los que se les infectan las heridas con facilidad, los que se resfrían habitualmente, etc. )


    Una baya con mucha vitamina B

    Las grosellas contienen cantidades considerables de vitamina B, especialmente vitamina B5 ( Ácido pantoténico) y vitamina B3 ( Niacina). El ácido pantoténico interviene en el metabolismo de los alimentos, en la formación del hierro y en el mantenimiento del sistema nervioso e inmunitario. Se ha comprobado que la ingestión de alimentos ricos en esta vitamina ayuda a combatir el estrés, reduce el colesterol, mejora las enfermedades reumáticas y ayuda a disminuir la aparición de migrañas.

    La niacina ayuda a mantener el buen estado de la piel, contribuye también a mantener los nervios sanos y a mejorar la circulación. Deficiencias pequeñas de niacina pueden manifestarse en forma de alteraciones del sistema nervioso, como nerviosismo, ansiedad, depresión, insomnio, irritabilidad y, en casos más graves, en forma de demencia.

    Una fruta rica en minerales

    Las grosellas contienen cantidades considerables de calcio, potasio, hierro, magnesio y manganeso.

    Sabemos la importancia que tiene el calcio en el desarrollo y mantenimiento del sistema óseo. Las grosellas ayudaran a los jóvenes a tener un esqueleto fuerte y bien desarrollado y a las personas mayores les resultarán de utilidad en la prevención de la osteoporosis o descalcificación. No debemos olvidar la importancia que este mineral tiene en la dieta de las embarazadas o lactantes. El contenido de este mineral en las grosellas negras es superior al de las rojas.

    El potasio es necesario para mantener el equilibrio de los líquidos. Contrarresta al sodio e impide la retención de líquidos o el aumento de la presión arterial. Ayuda a relajar los músculos, incluido la relajación del músculo cardíaco. Interviene en el metabolismo corporal. La falta de este mineral se manifiesta en forma de taquicardias, calambres en las piernas, diarrea, debilidad muscular, etc.

    El hierro es un mineral muy importante para nuestro organismo. La carencia de hierro produce la falta de glóbulos rojos lo que determina la aparición de una enfermedad conocida como anemia. El magnesio interviene en la formación de los huesos, es necesario para el buen estado de los nervios y de los músculos y del adecuado ritmo del corazón. Una falta de este mineral se manifiesta principalmente en forma de contracciones musculares acompañadas de dolor, arritmias cardíacas, fatiga corporal, etc.

    El manganeso interviene también en la formación de los huesos y de la sangre , en el metabolismo de las grasas y de las proteínas, así como en la elaboración de ciertas enzimas.


    Un buen preventivo de enfermedades urinarias e intestinales


    La capacidad que tiene esta fruta en inhibir el desarrollo de bacterias, como la Escherichia coli, resulta muy útil para evitar las infecciones de las vías urinarias, así como las infecciones intestinales. Comer grosellas ayudara a evitar enfermedades como cistitis, uretritis, nefritis, etc.

    Las grosellas negras son las más adecuadas para prevenir infecciones del intestino.

    La propiedad bacteriostática parece ser que se debe a que las bayas ácidas, como las grosellas, las frambuesas o los arándanos, contienen sustancias que no dejan que las bacterias se enganchen en las paredes del intestino o las vías urinarias. Esta explicación, según las últimas investigaciones, parece ser más convincente que la anterior, que sugiere que era el carácter ácido de estos frutos es el que no deja que se desarrollen estos microorganismos.

    Las grosellas contienen una cantidad elevada de taninos, especialmente cuando no están muy maduras, por lo que resultan adecuadas para el tratamiento de la diarrea. A medida que maduran su contenido en taninos disminuye y aumenta su contenido en pectina. Por lo tanto, comer esta fruta bien madura puede ayudar a prevenir el estreñimiento.

  • Administración: En general la mayoría de las personas toleran muy bien estas bayas. Sin embargo, dado su elevado contenido en vitamina C, que les proporciona una gran acidez, no se recomienda esta fruta en personas con estómagos delicados, especialmente en aquellas personas que tienen problemas de acidez, gastritis o reflujo gástrico.

    Los preparados de grosellero negro, incluidas las bebidas, deben diluirse para que no produzcan caries dental.

    Algunas personas son alérgicas a estos frutos, por lo que deben evitarlos.


    Existen muchas variedades de grosellas. Si se quiere comer grosellas dulces, es mejor elegir la variedad blanca que la roja. Las grosellas negras tienen un aroma más especiado, aunque su piel es más basta. Se suelen utilizar para elaborar mermeladas o zumos. El contenido en vitaminas y minerales de las grosellas negras es superior en la mayoría de los casos al que poseen las grosellas blancas o rojas.



    Las grosellas no se suelen comer solas dado que resultan generalmente demasiado ácidas para la mayoría de las personas. Lo ideal es combinarlas con otras frutas más dulces como melocotones, uvas, etc bien en macedonia o para la elaboración de confituras o compotas. Se pueden también comer frescas en las ensaladas junto con otras verduras y frutas.

    Es necesario comprar las grosellas de temporada. Se compran frescas en el mercado y no se pueden guardar por mucho tiempo ya que se estropean. Lo mejor es, una vez compradas, desgranarlas y prepararlas al instante.

Imágenes de la planta curativa Grosella

Grosella
Imágenes: Puedes añadir una nueva imagen de la planta (preferiblemente en formato JPG y con un tamaño máximo de 512Kb):
Nota informativa: HGM Network no se hace responsable de esta información. El uso que se le pueda dar queda bajo su propia responsabilidad.
HGMNETWORK @ 2013 No nos hacemos responsables de los posibles daños o perjuicios ocasionados por la utilización de la información contenida en este sitio web. Es meramente informativo y no se puede confirmar la veracidad de lo indicado por los visitantes o participantes
© 2000-2017 HGM Network Todos los derechos Reservados.